Einstein, el genio en la pantalla

Maykel Pérez | 22 abril 2017 08:00 | Matemáticas, Física y Química: Física

El 25 de abril se estrena Genius, una serie de televisión que aborda la vida de Albert Einstein. Aunque no es la primera vez que se representa al físico alemán en la pequeña y gran pantalla, lo cierto es que, a pesar de su importancia, apenas existen aproximaciones que profundicen en sus investigaciones y vayan más allá de su icónica imagen de científico.

National Geographic estrena este martes la serie televisiva Genius (2017), donde se repasa la vida de Albert Einstein (Alemania, 1879 - EE UU, 1955) desde su juventud, cuando trabajaba en una oficina de patentes, hasta su madurez, en la que ya era un físico mundialmente conocido por su teoría de la relatividad. Desde entonces su rostro ha permanecido en el imaginario colectivo.

Cuando se piensa en la imagen icónica de un científico, es muy probable que venga a nuestra cabeza la cara de Einstein. Si se hace la sencilla prueba de buscar el término ‘científico’ en la sección de imágenes de Google, la mayoría de los resultados mostrarán a un señor mayor con el pelo blanco y alborotado, bigote y gafas.

"Es la imagen icónica de la ciencia moderna. Tanto su aspecto físico como su personalidad marcan la manera de presentar a cualquier científico en la pantalla"

Como es obvio, también aparecerán fotografías del propio Einstein, como la clásica en la que aparece sacando la lengua. Es fácil comprobar el parecido de las representaciones genéricas de un científico y las reales del físico alemán.

Calificado por muchos como la mayor mente del siglo XX, el imaginario colectivo ha fijado la figura del ‘padre de la relatividad’ como símbolo del hombre de ciencia, sobre todo gracias al cine y la televisión.

Einstein como icono

A pesar de su importancia, llama la atención que la mayoría de las apariciones de Einstein en la cultura popular, especialmente en la gran pantalla, haya sido de forma indirecta, a través de personajes inspirados en la estética del famoso científico.

“Es la imagen icónica de la ciencia moderna, y tanto su aspecto físico como su personalidad marcan la manera de presentar a cualquier científico en la pantalla, en especial si se trata de mostrar el estereotipo de científico genial y excéntrico”, explica el físico teórico Roberto Emparan, del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona.

En la película Inteligencia Artificial (2001), un Einstein holográfico bajo el nombre de Dr. Know (y la voz de Robin Williams con un impostado acento alemán), responde a las preguntas de los protagonistas a modo de oráculo. En la trilogía Regreso al Futuro, el aspecto del Dr. Emmet Brown también está claramente inspirado en él, tal y como ha reconocido el actor Christopher Lloyd. Incluso en la galaxia “lejana, muy lejana” de Star Wars, los ojos del maestro Yoda están basados en los del genio.

Inteligencia Artificial_Warner Bros

“Exportó su imagen y se convirtió en un símbolo”, afirma el periodista científico y novelista Luís Miguel Ariza. “El ejemplo quizás más influyente es el profesor Barnhardt, que aparece en el clásico de ciencia ficción Ultimátum a la Tierra de 1951. Es un calco de Einstein”.

En el fondo se podría decir que el investigador alemán es un privilegiado representando esa imagen del ‘buen científico’, cuando el papel que suele tener el gremio en el celuloide es algo más negativo.

“Los científicos no están muy bien considerados en el cine. Quizás por portar esa estela de inaccesibilidad o de anodinos, se los suele representar como inadaptados o estúpidos socialmente, como villanos o, ya puestos, como ambas cosas”, cuenta José Antonio López Guerrero, director del Departamento del Cultura Científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa.

Existen muchos otros ejemplos de personajes inspirados en el genio, pero resulta extraño que, de forma directa, Albert Einstein no haya tenido una mayor presencia en el celuloide o la pequeña pantalla. ¿Por qué?

Einstein en la gran pantalla

En los últimos años hemos visto adaptaciones de las vidas del matemático John Nash, de Hypatia de Alejandría o, más recientemente, de Alan Turing y Stephen Hawking. En el caso del padre de la relatividad, no hay apenas aproximaciones a su figura en el cine.

"Las películas sobre científicos hablan poco de ciencia y se centran en sus vidas personales"

El astrofísico Eduardo Battaner, de la Universidad de Granada, cree que la biografía del viejo profesor daría para hacer una película de éxito: “Su vida está repleta de anécdotas, es un personaje muy novelesco, distraído, humorista, ocurrente, comprometido con la humanidad”.

Emparan también define la vida intelectual de Einstein como “una de las mayores odiseas en la historia del pensamiento humano”, aunque quizá la razón por la que no se ha prodigado tanto en la gran pantalla sean sus propias experiencias personales.

“Falta en su vida un episodio extracientífico de gran dramatismo. Si se quiere hacer una película de cine sobre él, habrá que sobredramatizar sus dificultades reales con los nazis, sus posicionamientos políticos, y posiblemente su poco edificante vida familiar”, argumenta.

Ariza coincide en esa necesidad por parte de Hollywood de mostrar la parte dramática del personaje para acometer una gran superproducción, tomando como ejemplo las películas sobre Nash o Hawking.

“Hablan poco de ciencia y se centran en sus vidas personales. La esquizofrenia de John Nash es muy espectacular, y la enfermedad de Hawking le convierte en alguien con un cerebro privilegiado atrapado en su cuerpo. Resulta extraordinariamente dramático, y efectivo, pero Einstein no tiene ninguna de esas cosas”.

I.Q.

Einstein, el comediante

Pero a pesar de todo, el científico alemán ha tenido varias apariciones en la gran pantalla, aunque no deja de ser curioso que la mayoría hayan sido en el campo de la comedia, sin tratar aspectos de su biografía o su producción científica.

"Su imagen casi estándar de un científico, desaliñado y algo loco ha servido para proyectar una imagen frívola del genio”

En la comedia romántica I.Q (1994), traducida en España como El genio del amor, Walter Matthau interpreta al viejo profesor durante su etapa en Princeton y ejerce de celestino para que su sobrina (Meg Ryan), una brillante matemática, y un mecánico de la zona (Tim Robbins) encuentren el amor haciendo pasar a Robbins por un auténtico científico.

Totalmente distinta es El joven Einstein (1988), una comedia absurda donde se nos presenta al físico como hijo de un granjero australiano, inventor de la guitarra eléctrica y del rock and roll, y que mantiene un romance con Marie Curie mientras salva al mundo de un desastre nuclear. La película fue un fracaso de taquilla por razones obvias.

Más comedida es Insignificance (1985) que traslada al cine la obra de teatro homónima donde, sin dar ningún nombre, se relata de forma cómica el hipotético encuentro entre Marilyn Monroe y el genio alemán en una habitación de hotel.

Aunque lo cierto es que algún episodio de su vida da para una buena comedia, como las tres semanas que pasó en España, quizá sea la propia imagen irreverente de Einstein la que se presta para un personaje humorístico.

“Su imagen casi estándar de científico desaliñado y algo loco –recordemos que su composición fotográfica más conocida es en la que sale sacando la lengua– ha servido para proyectar una imagen frívola del genio”, apunta López Guerrero.

Einstein_BBC

Einstein en la televisión

Hay que remontarse a 2008 para ver una película seria sobre la vida de Albert Einstein, que apareció solo en la pequeña pantalla. Se trata Einstein y Eddington (2008), una producción de la BBC estrenada en exclusiva en la televisión pública británica.

En este largometraje es donde encontramos que la ciencia cobra mayor peso en la trama. La relación entre el físico alemán y Arthur Eddington, el investigador británico que transmitió la teoría de la relatividad al mundo científico anglosajón, es el motor de esta cinta protagonizada por Andy Serkis y David Tennant.

Los más viejos del lugar puede que también recuerden la miniserie Einstein, producida por Radio Televisión Española (RTVE) junto con varios canales de televisión de todo el mundo.

"Las vidas de científicos encajan mejor en series o miniseries de televisión"

En este relato se recreaba la vida del genio con un “tono distendido, a menudo chistoso, plagado de boutades”, como lo describía la crítica de la época en el diario El País. La miniserie, de cuatro episodios, se estrenó en La 2 (antes conocida como TVE-2 o 'segunda cadena') en octubre de 1985.

En la actualidad, además del estreno de Genius en el National Geographic Channel, también se ha presentado este año la serie alemana llamada simplemente Einstein. Aquí, el protagonista es un genio de la física, bisnieto del profesor, que utiliza su intelecto para ayudar a la policía a resolver crímenes.

Para Roberto Emparan, la televisión es un medio más apropiado para trasladar este tipo de biografías: “Encajan mejor en series o miniseries, donde no se necesita tanto un episodio dramático que centre la historia, sino que se le puede acompañar a lo largo de su vida e identificarse más con el personaje”.

Einstein, el científico

Teniendo en cuenta los antecedentes y poniendo el foco en su faceta como hombre de ciencia, no parece que se haya ahondado demasiado en ese papel, salvo excepciones como la ya mencionada Einstein y Eddington.

Por el contrario sí se ha usado, e incluso exagerado, ese estereotipo de científico atolondrado y distraído. “Se ha querido dar esa imagen de bonachón despistado, algo que, según tengo entendido, no se ajusta del todo a la realidad personal y familiar del genio, rotundo eso sí, en sus criterios antibélicos”, explica López Guerrero.

1471315606654

La ‘dulcificación’ del personaje y su uso principal como icono del ‘buen científico’ choca con otros aspectos menos amables de su biografía, que quizá encajarían a la hora de abordar una producción seria de su vida desde el punto de vista dramático, algo que podría cuadrar con los cánones ‘hollywoodienses’ pero chocar con la imagen colectiva del genio.

“Einstein huyó de los nazis, fue un mujeriego, tuvo sus facetas personales oscuras, como dejar a uno de sus hijos medio abandonado en un sanatorio: su figura reúne todas las cualidades dramáticas para hacer una buena película”, apunta Ariza. Parece que Genius puede ahondar en todas esas facetas que menciona el experto a tenor de lo que muestra el avance de la serie.

¿Conseguirá la nueva serie reflejar la vida y el legado científico de Einstein? De momento, para encontrar su representación más fiel hay que remontarse a finales de los años 30. Aunque esta afirmación, en la que coinciden varios expertos, es tramposa, porque no se refiere a una obra de ficción y el papel de Einstein no lo representa ningún actor.

Se trata del documental World leaders on peace and democracy, de 1939, en el que el profesor aparece realmente junto a otras figuras científicas de la época defendiendo la paz y la democracia cuando la situación en Europa estaba a punto de desembocar en la Segunda Guerra Mundial. Como reza el dicho, "si quieres una cosa bien hecha, hazla tu mismo".

Einstein y la ciencia-ficción

Además de las series, miniseries o largometrajes creados específicamente para la televisión, la figura de Einstein ha aparecido, de forma directa o indirecta en producciones televisivas relacionadas con la ciencia-ficción, lo que no hace más que incrementar esa imagen del genio como figura importante de la cultura popular.

En Eureka, los protagonistas viven en el pueblo ficticio del mismo nombre, creado durante la Segunda Guerra Mundial por el presidente Truman y el propio Einstein, para acoger a las grandes mentes científicas del mundo.

El profesor apareció como personaje en la segunda temporada de la serie de superhéroes Legends of tomorrow. Los protagonistas viajan en el tiempo a 1942 para proteger al científico de unos villanos que colaboran con los nazis, y que planean su secuestro para ganar la guerra y cambiar la historia.

Pero sin duda, una de las apariciones más curiosas del genio en el ámbito de la ciencia-ficción la encontramos en Star Trek: La nueva generación, serie icónica del género.

En un par de episodios, el alemán aparece representado como un holograma generado por el ordenador de la nave Enterprise con el que interactúan el resto de personajes.

En un capítulo en concreto, Einstein comparte mesa de póquer con el androide Data y otros genios de la física: Sir Isaac Newton y Stephen Hawking. Lo más llamativo del episodio es que Hawking se interpreta a sí mismo.

Localización: España
Fuente: SINC
COMPARTIR